domingo, 10 de junio de 2012

La insoportable levedad del periodismo deportivo


¿Julio Buffarini, es el nuevo Beckham argentino?
Afirmaciones así se dieron ésta semana  en algunos sectores del  periodismo espectáculo deportivo.
Tengo desde hace tiempo un aburrimiento total por el nivel del fútbol argentino. Situaciones como estas me lo producen, además claro del juego tacaño que nos ofrecen.
Bufarrini llego desde Ferro al malogrado y urgente San Lorenzo de Almagro y sus características de lucha en el medio campo, como así también la buena pegada para los centros al área fueron suficientes para ganarse a la hinchada azulgrana. Estamos en crisis.
Las triangulaciones, el toque,  la fantasía capaz de romper esquemas, es una terrible ausencia para cada uno de nosotros que vemos fútbol, que nos encanta jugarlo.  La premisa en su gran mayoría y sintético análisis es el pum para arriba, el saque largo y a dividir, a lucharla viejo, hay que poner huevos.  
Diversos motivos pueden explicarlo; las ventas de jóvenes promesas al extranjero, las bancarrotas de los clubes de fútbol, la falta de proyectos y las urgencias. También porque no, el miedo a jugar. También porque si antes veímos un resumen de cinco minutos por partido ahora tenemos la posibilidad de ver cualquier partido de la primera división con el Fútbol para todos.
Pero quiero hacer hincapié en el fogueo y la idea terrible que se instala en el periodismo “intrusos” de fútbol, reflejado tal vez como mayor exponente en el programa de Fantino y su antecesor rosquero Fernando Niembro: Hasta la victoria. Siempre y no importa cómo.
Esos tipos por ejemplo, en la semana  elevaron a Buffa a la estratósfera y no reniego de las cualidades del jugador, que puede ser bueno, pero estimo que influyen cotidianamente en la forma de ver fútbol de muchas personas.
Dirán en estos días que la derrota de San Lorenzo ante Tigre fue porque no jugaba Julito, es una posibilidad. La seguridad es que hablarán de qué jugador  tiene cuatro amarillas, de los aciertos y por sobre todo errores arbitrales, de lo bien que juega Messi, pero antepondrán que es sobredimensionado, que le falta un mundial,  y todas esas cosas que no tienen importancia. Nada de fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada