lunes, 1 de febrero de 2010

No le gustan y no le gustan


No le gustan los piquetes. Los piqueteros. Los que agitan los piquetes. No le gustan los cartoneros ni los villeros. Ni los manifestantes, los desocupados y los militantes en las calles. Según el relato de los medios y lo que dicen los sondeos de opinión, y según el comentario promedio, a una parte de la sociedad no le gustan. Tampoco le gustan los gremialistas ni los agremiados; ni los travestis ni las putas; no le gustan los paseadores de perros, ni los perros porque cagan; ni los vendedores ambulantes al paso ni los jóvenes que toman cerveza en las esquinas.
Y no le gustan los rockeros tatuados ni las chicas que frecuentan las madrugadas ni los vagos que deambulan por las estaciones. No le gustan los hinchas fanáticos de fútbol y los que pintan grafitti y los que viajan colgados de los trenes y los que viven y duermen en los umbrales. No le gustan. Y si. No le gustan los okupas, los mendigos, los bailanteros, los raperos, y los inmigrantes pobres. Las embarazadas adolescentes, las que se cargan de hijos y las que aprueban el aborto; y los que aprueban la marihuana. No le gustan los perdedores que protestan, los que invaden las calles, los que tocan el bombo. Los gronchos y los grasas, los morochos y remorochos; los sospechosos y los indocumentados. Y los que usan pasamontaña y los que tienen aspecto desarrapado. Y los estudiantes que hacen sentadas y los estudiantes que en vez de estudiar hacen asambleas. Y los docentes cuando hacen paro. A la sociedad no le gustan los empleados públicos y los que viven a costa del Estado. A los medios tampoco. No le gustan y no le gustan. Por suerte hay muchos a quienes no les gustan los que tienen el gusto tan delicado. Porque el gusto es la excusa del no pensamiento.



El texto es del blog de Orlando Barone: http://orlandobarone.blogspot.com/

Carta abierta leída por Orlando Barone el 29 de Septiembre de 2009 en Radio del Plata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada